Menú de categorías

| Ene 24, 2014 | Periodista del Barrio

La comunidad pide seguridad para su sector

En este lugar se reúnen hasta 10 hombres a consumir drogas.  - Audry Laguado/GENTE DE CAÑAVERAL

En este lugar se reúnen hasta 10 hombres a consumir drogas. – Audry Laguado/GENTE DE CAÑAVERAL

Periodista Del Barrio

Los habitantes del conjunto residencial Iroka están preocupados porque algunas personas han sido víctimas de ladrones que se camuflan en los terrenos aledaños a la iglesia Santa María Reina de Cañaveral, por la calle 29.

El pasado viernes hacia las 8 de la noche una habitante de dicho conjunto residencial resultó herida luego de que un hombre intentara quitarle el bolso: “nosotros vimos cuando la señora venía hacia el conjunto, de un momento a otro le salió un tipo que le quería quitar el bolso, como ella no se dejó el tipo la empujó y ella se golpeó contra un palo.

“Finalmente el tipo se fue corriendo cuando se dio cuenta de que no le pudo quitar nada; pero lo grave de esta situación es que ahí siempre se meten tipos a consumir drogas y asaltar a la gente.

La comunidad pide control, pues han sido varios los atracos en este punto.  - Audry Laguado/GENTE DE CAÑAVERAL

La comunidad pide control, pues han sido varios los atracos en este punto. – Audry Laguado/GENTE DE CAÑAVERAL

“A veces hay hasta 10 tipos. Incluso se meten parejas a tener relaciones sexuales. Es necesario que alguien controle esto”, aseguró uno de los vecinos.

Según algunos vecinos, han llamado a los policías del sector para tratar de mitigar el problema, pero ellos mismos han dicho que es casi imposible meterse a ese lugar, “llegan dos policías, y a veces hay hasta 10 hombres, ni modo. Pero entonces quién pone solución a este problema”, aseguró un habitante de Iroka.

El terreno donde se ocultan los ladrones y consumidores de estupefacientes, está en la parte posterior de la iglesia Santa María Reina de Cañaveral, y según las personas de ese sector, cuando cae la noche es más peligroso, pues no cuentan con alumbrado, lo que aumenta el nivel de inseguridad.

Ante esta situación el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, coronel Nelson Ramírez Suárez, aseguró que es necesario realizar operativos para poder combatir este problema, pero también dijo que es necesaria la colaboración de la Administración Municipal y de los propietarios de predios, porque de lo contrario los operativos no surtirán los efectos esperados.