Menú de categorías

| Nov 1, 2013 | En estas calles

Ana María es toda una joya santandereana

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Audry Maciel Laguado

GENTE DE CAÑAVERAL

Ana María Sarmiento, de 30 años, ha dejado que su creatividad y su imaginación se fundan con su perseverancia y ganas de trabajar.

El nombre de esta santandereana retumba en las grandes pasarelas de Europa y Asia, gracias a su trabajo en joyería.

Piedras semipreciosas, perlas y acero han pasado por las manos de esta escultora de sueños y exquisitos accesorios que lucen cientos de mujeres alrededor del mundo.

Pero tal vez han sido sus raíces colombianas las que han hecho que sus joyas sean tan apetecidas en el exterior, pues en cada pieza deja impreso el color de la tierra que lleva en el alma y que extraña cada mañana al levantarse con el frío de Francia.

Gente de Cañaveral habló con esta mujer trabajadora que como muchas, deja en alto en nombre de la capital de Santander en el mundo.

Lo sabía desde joven

Cuando era tan solo una adolescente la creatividad empezó a salir por los poros. Ana compraba unos cuantos materiales que estuvieran a su alcance y hacía los accesorios.

Cabe resaltar que además de ser sus primeros pinitos como diseñadora, también daba sus primeros pasos como empresaria, pues no regalaba sus creaciones, las vendía.

“Desde muy joven me di cuenta que los accesorios me encantaban, pues todo el tiempo hacía collares para mis amigas, ahorraba para comprar piedras y chaquiras. Fue en ese momento que me di cuenta que quería diseñar joyas pues todas mi amigas querían comprar mis diseños” aseguró.

Pero el colegio terminó y fue cuando comenzó su vida como universitaria donde poco a poco comenzó a explorar más y más ese talento que la hace tan especial: “Después de salir de la Quinta del Puente, fui a Bogotá a estudiar finanzas en la Universidad Externado de Colombia, estando ahí me gané una beca para terminar la carrera en Austria”.

Ese fue el inicio de un largo camino por Europa y Asia desde que se fue de Colombia en 2004, pues esta joven también ha vivido en, Italia, Suiza y China; actualmente vive entre China y Francia, exactamente en Lyon.

Tal vez el estar tan lejos ha hecho que explore sus raíces y las plasme en collares y pulseras exclusivas como ocurrió con su última colección llamada Amazonas.

Ana María Sarmiento es una santandereana que triunfa en Europa imponiendo sus jotas. Imagen suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

Ana María Sarmiento es una santandereana que triunfa en Europa imponiendo sus jotas. Imagen suministrada/GENTE DE CAÑAVERAL

La evolución

Tras llegar a Europa, atrás quedaron las amigas del colegio, las pepitas y las chaquiras, llegó un nuevo reto que asumió con entereza: “Iba haciendo diseños por un lado, comprando accesorios aquí y allá aprendiendo sola.

“Pero por otro lado desarrollaba mi carrera, hice dos maestrías, una en mercadeo y otra en moda y administración de marcas de lujo en Shanghai e Italia. Trabajé para la banca, después me pasé a mercadeo en Italia, luego fui a China a trabajar como Directora Global de Mercadeo para una marca de cosméticos sueca y finalmente me lancé de lleno a Flor Amazona con mis joyas”, relató.

Tal ha sido su éxito que ha llevado sus creaciones a Semana de la Moda de París, Milán y próximamente estará en Londres, Nueva York y Berlín. Ana María ha puesto su propio sello en cada pieza, y esto quedó demostrado con su última colección Amazona Code (Código Amazona) que está inspirada en la flora y la fauna del Amazonas y la mística de los chamanes.

“Empecé a mezclar diseños exóticos con algo más contemporáneo, fue en ese momento que encontré la manera de comunicar la belleza del Amazonas, y desde que inicié con este trabajo la acogida de la prensa internacional y compradores ha sido maravillosa. ¡Es un proyecto mágico!” dijo con gran emoción.

El camino sigue para esta empresaria que ahora se prepara para una nueva colección que se llamará Future Folk (folclor del futuro) en la que se verán insectos y animales, colores vino, rosa pálido, azul petroleo, grises y en una tendencia global.

Lo difícil de la distancia

Aunque la carrera de Ana ha sido de total éxito, estar tan lejos de casa no ha sido tan fácil, pues sueña con regresar al país y quizá crear su propia tienda para comercializar sus joyas.

“Extraño levantarme a las 5:30 a.m. y que ya haya sol y que haga calor. Extraño ir al gimnasio por las mañanas y desayunar arepita, me hacen falta los fines de semana, llenos de sol, actividades al aire libre, deportes, piscina, parapente; en fin”.

Por ahora espera regresar a Colombia por unos días para visitar a su familia y poder continuar con su atareada vida.

Ana María Sarmiento se define como una persona dinámica, incansable, arriesgada, estructurada, le gusta leer, hacer ejercicio, comer y viajar.