Menú de categorías

| Ago 16, 2013 | En estas calles

Restaurarán el emblemático mural de Cañaveral

Tras las fuertes lluvias que se presentaron en Floridablanca el pasado jueves 18 de julio varias de las piezas del mural se vinieron abajo. La obra también presenta grietas desde hace varios meses.  - Archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

Tras las fuertes lluvias que se presentaron en Floridablanca el pasado jueves 18 de julio varias de las piezas del mural se vinieron abajo. La obra también presenta grietas desde hace varios meses. – Archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

El mural más emblemático del área metropolitana de Bucaramanga, ubicado en uno de los paredones del centro comercial Cañaveral y que fue creado por el desaparecido maestro Jorge Iván Arango, sufrió el desprendimiento de varias de sus piezas tras el fuerte aguacero que azotó a Floridablanca durante el pasado jueves 18 de julio.

De acuerdo con la gerente del centro comercial en donde se encuentra la obra de arte, “la intervención iniciará la semana del 20 agosto y estará a cargo de la restauradora Marta Elena Barrera”.

Los antecedentes

De acuerdo con varias fuentes relacionadas con el mantenimiento de la obra, los trabajos adelantados por Metrolínea años atrás habrían debilitado la estructura. - Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

De acuerdo con varias fuentes relacionadas con el mantenimiento de la obra, los trabajos adelantados por Metrolínea años atrás habrían debilitado la estructura. – Mauricio Betancourt / GENTE DE CAÑAVERAL

Según la restauradora que se encargará de recuperar la obra este es un trabajo muy complejo “que podría tardar mucho tiempo. Las intervenciones anteriores han demorado hasta ocho meses”.

Marta Elena explicó que algunos de los factores que dificultan o demoran este procedimiento radican en que varias de las piezas, al caer al suelo, se rompen. “Yo puedo hacerlo porque tengo macrofotos de las obras y en ellas me baso para hacer la restauración. Es necesario recolectar las piezas, limpiar los residuos del adhesivo especial que se queda en ellas y luego ver a qué lugar corresponden”.

En 2009 la obra estuvo a punto de colapsar. Una enorme grieta y la caída de más de una docena de piezas lo indicaron. Maritza Arango, hija del autor, adelantó una manifestación para llamar la atención de las autoridades y resaltó el gran valor artístico del mural que fue considerado el más grande de Latinoamérica en su género.

En cifras

30

millones de pesos han costado las recuperaciones anteriores que se han hecho a esta obra.