Menú de categorías

| Ago 30, 2013 | Qué pasa?

Adolescentes problemáticos continúan en en la zona

Los habitantes denuncian que "todos los fines de semana grupos de hasta 50 menores de edad se reúnen en Cañaveral y El Bosque a delinquir y atemorizar a la comunidad". Imagen de archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

Los habitantes denuncian que “todos los fines de semana grupos de hasta 50 menores de edad se reúnen en Cañaveral y El Bosque a delinquir y atemorizar a la comunidad”. Imagen de archivo / GENTE DE CAÑAVERAL

Camilo Bohórquez, uno de nuestros seguidores de twitter y lector de nuestra revista, nos alertó el pasado sábado 10 de agosto sobre la presencia de “cerca de 30 adolescentes en El Bosque que tienen invadido cada fin de semana a Cañaveral”, también explicó que al parecer “todos son amigos y aun así se están turnando para pelear con puñales”, al tiempo que sugirió que las autoridades deberían ingeniar un sistema para “evitar que cada sábado lleguen cientos de ellos a formar problemas en el sector”.

“Hay que frenarlos ya”

L.M.S. es una habitante del sector que ya pasó su primer susto debido a esta problemática que parece no cesar con el tiempo. “Lo que está sucediendo es muy grave. Salí con mi esposo el sábado en la tarde a Cañaveral, quería lavar mi carro y pasar una tarde tranquila en los centros comerciales, eran las 4:45, dejamos el carro y nos fuimos caminando. De repente vimos grupos grandes de menores de edad, entre los 15 y 17 años, iban como de a 20. Estaban alterados, se pasaban la utopista corriendo y atravesaban la estación de Metrolínea, cuatro de ellos entraron al lavadero de carros descaradamente y se metieron al baño, esto puso alerta al administrador pues un pequeñín de 9 años que estaba con ellos les pasaba cuchillos, armas y varillas y descaradamente se paseaban por el lavadero mirando los carros y a la personas… Ni un solo policía por ahí y en todo el frente del centro comercial, donde supuestamente hay tanto uniformado y vigilancia privada”.

“En el lavadero escuché que ya los habían atracado y que todos los sábados y domingos pasa lo mismo. Son menores de edad para una cosa pero para atracar y amedrantar a las personas andan con cuchillos y drogas, cuando finalmente llegó la Policía todo se convirtió en un campo de batalla. Los de uniforme correteándolos y persiguiéndolos… hay que evitar que llegue el día en que sean tantos que le hagan frente a la autoridad y ocurra algo peor”.