Menú de categorías

| Jul 12, 2013 | Portada, Qué pasa?

JC alterna con estrellas de Hollywood

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Laura Rojas González

Juan Camilo González Ochoa es un joven de 23 años de padres santandereanos y con una estrella enorme que le ha permitido estar en el momento y lugar indicados. Sin planearlo, sin siquiera pensarlo y debido a un drama familiar, JC, como es conocido en el mundo artístico, resultó abriéndose paso en el competido mundo de la actuación de Hollywood y cuenta entre sus logros haber pertenecido al reconocido grupo juvenil Menudo, haber participado en importanes series norteamericanas como ‘Blue’ y ‘Los Americans’ y ser la imagen del Ford Focus para latinoamérica en los Estados Unidos.

Suerte jugada

Eva Yaneth es la mamá de J.C., ella es una brillante arquitecta que tuvo que cambiar los planes de su vida cuando el menor de sus hijos (hermano de JC) fue diagnosticado con artrogriposis múltiple congénita, un síndrome poco frecuente que se caracteriza por la existencia de contracturas que afectan las articulaciones y los músculos afectando la movilidad. “Cuando me dijeron que en Colombia no había nada que hacer por él empecé a buscar en internet en páginas de todo el mundo y encontré que Houston tenía el complejo médico más grande del planeta. Entendí que tenía que dejarlo todo porque mi mayor interés era Dani. Llegamos a Estados Unidos sin nada, solos. Mi esposo y yo conseguimos trabajo y nos tocó hasta lavar platos”.

El destino lo encontró

Cuando llevaba 7 años en norteamerica, con una vida normal como la de cualquier muchacho de 15 años, su mamá recibió la llamada que lo cambiaría todo. “Él tenía 14 años y me llamó, estaba con una amiguita del colegio y me dijo que la mamá de la niña lo había invitado a almorzar y me dijo que quería que yo fuera. Fui a recogerlo y estaban en el hotel Marriot, había una convocatoria y cuando entré vi un montón de muchachitos y él estaba en un auditorio grandísimo con la niña, la mamá y dos señoras. Un señor habló conmigo y yo no le presté mucha atención, un mes después llegó una carta diciendo que nos pagaban el viaje para que lo lleváramos a Dallas, como él estaba loco por ir, nos fuimos. Había 3.500 muchachitos de todo el país. Había gente del medio que les daba indiaciones, todo se veía muy serio. Les dieron una charla, que fue lo que más me gustó, en la que les decían que para conseguir lo que estaban buscando tenían que trabajar muy duro y que solamente iban a sobrevivir los que no se metieran en drogas, al final escogieron a 7 y entre ellos, JC”.

Con los pies en la tierra

“Yo no pienso mucho en los planes futuros porque mi carrera es solo una parte de mi vida. Yo quiero trabajar, salir adelante, hacer lo que hace cualquier persona y no creerme más que nadie. Lo que uno hace como parte de una comunidad, como trata a la gente, como vive, es lo que realmente importa, si uno tiene dinero es algo extra, no es lo que vale”.

Actor, bailarín y cantante

Transcurrido un mes de su visita a Dallas JC y su familia se encontraban viajando a Los Angeles, California, iba a cumplir 15 años, “empezaron a llamarlo para varias presentaciones y menos de un año después tuvimos que ir a Los Angeles, le pagaban todo. Yo hablé con mi jefe y conseguí una amiga que nos dio alojamiento, nos fuimos por 20 días y alargaron el viaje”.

Su mamá cuenta que durante un año estuvieron en lujosos apartamentos en Nueva York y Miami mientras Camilo entrenaba en el penthouse las coreografías que terminaban bien entrada la noche, “cuando llegaba parecía que le hubiera echado un balde de agua encima”.

Ahora JC se codea con los grandes de Hollywood y labra una carrera con los pies sobre la tierra, su familia sabe que este camino apenas comienza y que su hijo tiene muchos logros por alcanzar y todas las herramientas para hacerlo.