Menú de categorías

| jun 21, 2013 | Portada, Tendencias

Cómo salvar su empresa de la crisis

Marcela Ogliastri Barrera es la intendente para Bucaramanga de la Superintendencia de Sociedades, ubicada en la calle 41 # 37 - 62. - Jaime Del Río Quiroga / GENTE DE CAÑAVERAL

Marcela Ogliastri Barrera es la intendente para Bucaramanga de la Superintendencia de Sociedades, ubicada en la calle 41 # 37 – 62. – Jaime Del Río Quiroga / GENTE DE CAÑAVERAL

Marcela Ogliastri Barrera es la intendente para Bucaramanga de la Superintendencia de Sociedades, entidad estatal dedicada a la inspección, vigilancia y control de las sociedades comerciales.

Y aunque muchos empresarios sienten cierto temor de acercarse a esta entidad, Marcela está invitando a que conozcan más sobre el manejo de la insolvencia empresarial, te-ma muy común.

En la calle 41 No. 37 – 62 funciona la Superintendencia donde los interesados pueden conocer a profundidad las herramientas que permiten afrontar de manera pronta y oportuna la crisis empresarial.

Pensando en prestar un servicio a la comunidad, presenta algunas observaciones hechas por la intendente que pueden despejar muchas dudas.

¿Qué es la insolvencia?

Se presenta la insolvencia cuando una Persona Natural Comerciante o Entidad Jurídica tienen un desequilibrio en su patrimonio; es decir cuando las deudas superan los activos o cuando temen razonablemente no cumplir con las obligaciones adquiridas anteriormente.

¿Qué es la ley de Insolvencia?

La ley de Insolvencia es una herramienta jurídica respaldada bajo la ley 11 16 del 2006; que le permite a los comerciantes hacer un Acuerdo de Reorganización Empresarial con el fin de salvar la empresa como unidad de explotación económica y fuente generadora de empleo; protegiendo todos los activos operativos que posea y congelando los pagos desde el momento en que registre el acuerdo en la Superintendencia de Sociedades hasta que se logre firmar un acuerdo entre el deudor y sus acreedores.

¿Qué personas pueden acogerse?

Ante la Superintendencia de Sociedades las personas naturales comerciantes y personas jurídicas. En los centros de conciliación de arbitraje y notarías las personas naturales no comerciantes.

¿Qué beneficios tiene al acogerse a la ley?

El acuerdo de reorganización empresarial pretende salvar la empresa a través de un proceso jurídico donde el solicitante puede obtener reducción en los intereses pactados anteriormente y ampliación de los horizontes de pago junto a la terminación de los procesos ejecutivos en contra, lo que le permite a la empresa mejorar el flujo de caja para darle un respiro a las finanzas de la compañía.

¿Cuáles son los síntomas que señalan que se debe acudir a la ley de insolvencia?

Cesación de pagos o incapacidad de pago inminente, desequilibrio en la caja de la compañía, inicio de procesos ejecutivos en contra, veto al crédito por parte de la banca, los socios empiezan a endeudarse de forma personal para subsanar la falta de recursos para el flujo de caja a futuro de la empresa.

¿Qué requisitos de ley se necesitan para acceder a la ley de insolvencia?

Dos o más obligaciones vencidas de contenido patrimonial por más de 90 días que sean iguales o superiores al 10 % de los pasivos donde exista la incapacidad de pago inminente.

¿Cuándo se debe tomar la decisión?

A tiempo; esto quiere decir cuando se prevea la crisis y cuando comiencen a observarse que el flujo de caja no es suficiente para sus pagos de operación mensual.

¿Qué documentos pide la Superintendencia de Sociedades?

Estados financieros a 31 de Diciembre de los 3 últimos periodos contables. Estados financieros con corte al mes anterior a la solicitud de insolvencia. Certificación de la Cámara de Comercio de estar al día en el pago de la matrícula mercantil. Flujo de caja proyectado. Plan de Negocios.

¿Cuál es el objetivo de una ley de insolvencia?

Salvar la empresa, honrar a los acreedores y recuperar la credibilidad crediticia.

Tenga en cuenta

La Superintendencia de Sociedades es un organismo técnico, adscrito al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, con personería jurídica, autonomía administrativa y patrimonio propio, mediante el cual el Presidente de la República ejerce la inspección, vigilancia y control de las sociedades mercantiles, así como las facultades que le señala la Ley en relación con otras personas jurídicas o naturales.

La Superintendencia de Sociedades fue creada por la Ley 58 de 1931, bajo el nombre de ‘Superintendencia de Sociedades Anónimas’.