Menú de categorías

| May 31, 2013 | Tendencias

Aproveche el tiempo libre de sus hijos para ayudarlos a crecer

Algunos de los niños de Ludoplace posan con las máscaras creadas por ellos mismos.

Algunos de los niños de Ludoplace posan con las máscaras creadas por ellos mismos.

La Trabajadora Social Ana Graciela Acevedo Gutiérrez y la Bacterióloga Patricia Barrera Moreno son las directoras de Cuarto Creciente y Ludoplace. La primera es una organización dedicada a la producción y comercialización de obras de arte y la segunda se encarga de realizar actividades de educación y esparcimiento con el fin de optimizar las fortalezas infantiles por medio de actividades lúdicas que los niños pueden realizar durante su tiempo libre.

 

Gente habló con este par de emprendedoras sobre las diferentes actividades que pueden ayudar a despertar la creatividad de los pequeños en todos los campos.

 

El taller de pintura es uno de los que tiene mayor acogida porque les permite dejar volar su imaginación.

El taller de pintura es uno de los que tiene mayor acogida porque les permite dejar volar su imaginación.

Los beneficios

Patricia Barrera explicó que la práctica de actividades artísticas y culturales y el acercamiento de las personas desde temprana edad a entornos diferentes al hogar o el colegio “los benefician porque en cierta forma los niños se alejan de los espacios tecnológicos, sin desconocerlos, y empiezan a enfatizar la parte creativa, la imaginación. Este tipo de experiencias despierta en ellos otro tipo de habilidades diferentes a las que desarrollan con la formación académica y en sus casas”.

 

La directora también explicó que pueden haber algunas diferencias entre los niños que se acercan al desarrollo artístico desde temprana edad y los que no. “La diferencia puede ser que los niños que han sido estimulados desde temprana edad son más creativos, más críticos, más innovadores. Pensamos que estas fortalezas no se aplican solamente en el campo tecnológico o académico sino en el campo artístico. Muchos de ellos se fascinan con la literatura, la pintura, la música o cualquier otra expresión. Un niño con este tipo de motivación tiene mayor deseo de vincularse con actividades nuevas y eso los hace niños más emprendedores”.

 

Para todas las edades

Los niños pueden participar de talleres recreativos y de formación artística en casi cualquier etapa pero hay que tener en cuenta que los beneficios serán mayores si empiezan desde muy temprana edad.

 

Padres diferentes con objetivos comunes

Patricia aseguró que “los padres alcanzan una gran satisfacción una vez toman la decisión de empezar. A ellos les gusta que sus hijos aprovechen de la mejor manera su tiempo libre y ver los avances de los pequeños en periodos de tiempo muy cortos. Una de los aspectos más relevantes de esta formación radica en que el niño está entretenido y también está aprendiendo. Tiene posibilidades de explorar cosas diferentes y manejar otras situaciones diferentes a las que enfrenta en su vida diaria, socializan con otros niños y en un entorno muy constructivo y disfrutan mucho los talleres porque hacen algo diferente a lo que conocen normalmente”.

 

Finalmente explicó que “es importante que los niños tengan otra visión del mundo y una alternativa diferente para formar su criterio, obviamente esto es un complemento de la formación académica y jamás la remplazará, pero sí es importante que ellos puedan desarrollar otras actividades que no provengan de los juegos de video, la televisión y los computadores y que les den posibilidades de crear”.

 

Lo más recomendado

Ana Graciela Acevedo y Patricia Barrera Moreno recomendaron, entre otras actividades, talleres de lectura, escritura, motivación lectora, talleres de emprendimiento, de fotografía, ambientales, de yoga, de expresión corporal y oral, de pintura, dibujo o iniciación musical, de artes gráficas, de danza y de apreciación cinematográfica.