Menú de categorías

| Abr 19, 2013 | Qué pasa?

El enredado caso del alcalde

La gobernabilidad del municipio está en riesgo con todo este proceso.

La gobernabilidad del municipio está en riesgo con todo este proceso.

Por tercera ocasión Floridablanca se quedaría sin alcalde, de concretarse el retiro del actual mandatario, Néstor Fernando Díaz Barrera.

Según el Consejo de Estado Díaz Barrera estaba inhabilitado para inscribirse a la Asamblea de Santander en el 2007 ya que su padre ocupaba un importante cargo en la Dian y, por tanto –dice el Consejo-, ejercía como autoridad civil.

Durante su paso por la Asamblea Díaz Barrera obtuvo del Consejo de Estado dos fallos favorables a demandas que se pusieron en su contra. Sin embargo, en esta ocasión un abogado (Erick Chaparro) decidió interponer una nueva demanda por considerar que el padre del actual alcalde no ejercía autoridad administrativa pero sí civil. En este caso el Consejo le dio la razón al demandante.

¿Cuál es el fondo del asunto?

Pero ¿por qué alguien acude a la ley para interponer una demanda contra un alcalde cinco años después de haber ejercicio como diputado?

Según el demandante lo hizo como un reto profesional.

Pero según los afectados existe un interés político de varios sectores que quieren apoderarse del manejo del municipio ad portas de la contienda electoral que se avecina en octubre.

“En Floridablanca se mueven más de cincuenta mil votos que son una cifra considerable para cualquier político”, dijo un veterano político y exfuncionario del municipio.

Otra versión señala que detrás de la demanda y del demandante se esconden antiguos enemigos políticos del actual alcalde, quienes buscaron por todos los medios un punto débil para sacarlo del despacho, versión que desmiente el abogado Erick Chaparro (ver entrevista).

Sin embargo, aliados del alcalde señalan que se trata de un cobro de cuentas por parte de quienes dejaron de detentar el poder en Floridablanca.

“Ahí hubo una alianza entre algunos políticos derrotados en elecciones y otros que tenían sus cuotas y un entramado político-administrativo”, dijo una fuente.

¿Qué viene?

Lo que va a pasar de aquí en adelante es un tanto incierto.

Mientras unos piden el retiro inmediato del alcalde, éste solicitó al Consejo de Estado una aclaración del fallo, teniendo en cuenta que en su concepto existe un vacío jurídico que no pone de manifiesto lo que debe pasar.

Lo cierto es que contra el fallo no existe recurso alguno.

Algunos señalan que el alcalde deberá advertir al gobernador de su inhabilidad y éste a su vez designar un alcalde encargado y convocar a elecciones en los próximos meses.

Sin embargo, la defensa del mandatario señala que el gobernador no es nominador y por tanto no puede separarlo del cargo y en caso de hacerlo estaría incurriendo en un error.

El alcalde dice que acatará el fallo, el cual considera injusto y que nada tiene que ver con su actuación como mandatario.

El abogado demandante señala que no le interesa afectar al alcalde.

Néstor Díaz Barrera

Néstor Díaz Barrera

Lo que piensa el alcalde

 “Quiero aclarar que este fallo nada tiene que ver con mis actuaciones como alcalde, no tengo ningún proceso administrativo, ni penal, ni fiscal. Mi hoja de vida está limpia. Es un fallo de una discusión que se está dando desde 2006 por una supuesta inhabilidad sobreviniente cuando mi papá ejercía el cargo como director de impuestos por dos días que lo dejaron encargado, en los cuales se comprobó que no tomó ninguna determinación administrativa ni civil.

Ya el Consejo de Estado se ha pronunciado en el 2009 en dos ocasiones con fallos en la sala quinta y en la sala segunda.

Yo me presento como candidato teniendo estos dos fallos del Consejo de Estado y un pronunciamiento a favor de la Procuraduría.

Cuando me posesiono como alcalde me interponen la otra demanda de pérdida de investidura.

Creo que hemos hecho las cosas bien, pero vamos a seguir gobernando hasta cuando le ley y la constitución me lo permita.

No comparto el fallo pero lo respeto y lo acato, reconozco que hay intereses políticos y administrativos.

Le pido a la gente que se empodere de su municipio para evitar que en adelante esas 30 o 40 personas que no quieren que este municipio cambie sigan ahí.

Erick Chaparro

Erick Chaparro

Lo que dice demandante

 

¿Usted conocía a Néstor Díaz?

No, nunca lo había visto.

¿Qué lo motivó a interponer la demanda contra el alcalde?

Lo asumí como un aporte a mi comunidad y como un reto profesional.

¿Cómo se enteró usted de que Néstor Díaz tenía una inhabilidad?

Leyendo algunos artículos de periódico viejos me llamó la atención que Néstor Díaz había tenido demandas porque su padre había sido director de la Dian y me interesó el caso y saber por qué sus casos no habían prosperado. Empecé a investigar y me di cuenta que se podía poner esta nueva demanda por esta vía que no se había intentado.

Dentro de lo que usted conoce ¿el actual alcalde debe abandonar el cargo?

Para mí sí porque  si no lo hace se metería en otros problemas de tipo penal.

El entorno del alcalde señala que detrás de todo hay un interés político y que a usted lo enviaron a eso. ¿Qué opina?

No. Detrás de mí no hay nadie. Yo me acerqué a un político después de que se enteró de la demanda. Pero no se trata de ninguna venganza política.

¿Qué concepto tiene de Néstor Díaz?

No tengo nada contra él, he oído que es una buena persona.

De su actuación se aprovecharán muchos para sacar tajada política…

A mí me han comentado que ya hay más de 20 personas esperando que el señor Néstor desocupe la silla para ellos montarse.

¿Conoce más casos de posibles inhabilidades?

Sí, me han hablado que posibles concejales de Floridablanca que podrían tener inhabilidad, y de representantes a la Cámara.

¿Qué ha ganado usted con esto?

He obtenido trabajo y publicidad que era uno de mis objetivos.

 

UN CASO IGUAL

En el año 2005 el alcalde de Ibagué Rubén Darío Rodríguez Góngora, tuvo que afrontar un caso prácticamente idéntico cuando siendo mandatario el Consejo de Estado le declaró inhabilidad sobreviniente por una tardía pérdida de investidura de cuando era diputado. El mandatario fue separado del cargo y por intermedio de una tutela fue reintegrado, terminó su gobierno y hoy es representante a la Cámara.