Menú de páginas
TwitterRssFacebook
Menú de categorías

| feb 15, 2013 | Portada

¿Vecinos peligrosos?

Por Laura Rojas González

Según vecinos de la zona, habitantes de conjuntos de Cañaveral estarían robando a los transeúntes. Tomada de internet / GENTE DE CAÑAVERAL

Según vecinos de la zona, habitantes de conjuntos de Cañaveral estarían robando a los transeúntes. Tomada de internet / GENTE DE CAÑAVERAL

La siguiente historia sucede en el sector de Cañaveral y fue relatada por vecinos y afectados por hechos delictivos, a la vez corroborada por las autoridades.

La denuncia más delicada

El pasado viernes 8 de febrero a eso de las 3:00 a.m. el bar tender de uno de los establecimientos del sector caminaba por los alrededores de Carrefour acompañado de su pareja después de terminar su jornada laboral, cuando repentinamente recibió un botellazo en la cabeza.

Frente al ataque, y teniendo conocimientos de defensa personal, el hombre respondió agrediendo a su atacante quien huyó despavorido con la mala suerte de tener a su víctima pisándole los talones. El empleado del bar lo alcanzó pero desafortunadamente el sospechoso ingresó a la portería del conjunto Altos de Cañaveral I etapa, según contaron algunos de los testigos del hecho.

Las mismas personas afirmaron que en ese momento llamaron al cuadrante y llegó la policía a esta unidad residencial pero los uniformados no pudieron entrar al conjunto por tratarse de una propiedad privada.

Los antecedentes

De acuerdo con algunos de los habitantes de Altos de Cañaveral en este lugar se está presentando una “delicada situación” pues en uno de los apartamentos de la unidad estaría viviendo, según los vecinos, un hombre que tiene casa por cárcel. De acuerdo a la información recolectada con las autoridades y otras fuentes el hombre en cuestión no es propietario sino arrendatario. “Al hablar con la arrendadora supimos que el apartamento está arrendado a nombre de otra persona que no vive ahí y ésta subarrendó a otros, que tampoco son los que viven ahí”.

Una de las personas que presenció la situación anteriormente descrita aseguró que “en ese momento, cuando la policía estaba de brazos cruzados porque no pudo ingresar a atrapar al hombre, llegó un tipo que iba para la casa del señor en cuestión. La policía le pidió que se sometiera a una requisa y le encontraron un cuchillo grandote en el pantalón, parecía un machete. Los policías lo único que hicieron fue decomisar el arma y dejar que ingresara. Después de que entró empezó a gritarle cosas a los policías que seguían sin poder hacer nada, ¿qué nos espera a notros entonces?”.

“Sí, es verdad”

Otra de las situaciones denunciada por algunos habitantes de la zona es que en Altos de Cañaveral III sí vive un hombre que tiene casa por cárcel: “Toda la gente del conjunto está muy asustada y por eso nadie dice nada. Él entra y sale cuando quiere y su apartamento es la guarida de los malhechores que salen a robar en el sector y luego se refugian en su casa”.

Así las cosas serían dos los sospechosos que viven en dos de los conjuntos más tradicionales del sector.

Gente de Cañaveral habló con el comandante de la Policía de Floridablanca, el capitán Óscar Chaparro, quien aseguró que “lamentablemente esta situación es real y hemos hecho todo lo que está a nuestro alcance para remediarla. Ya mandamos un informe al Inpec explicando todo lo que está pasando y advirtiendo el grave riesgo que esto representa para la comunidad. Estamos buscando la medida de revocamiento de la ‘casa por cárcel’. Esta persona ya ha sido judicializada por fuga de presos porque no está en la casa permanentemente pero la juez que dictó la medida de aseguramiento fue quien autorizó que este hombre salga del conjunto siempre y cuando no salga de la jurisdicción de Cañaveral”.

(((Otro robo esta semana)))

(Suministrada)

(Suministrada)

“Yo soy residente de Altos de Cañaveral V. El pasado lunes 11 de febrero salí a comer a Saxo Pub, que queda como a tres cuadras de mi casa. Me fui a pie porque allí no hay dónde parquear. Cuando regresaba a casa con mi novio, cerca de las 10:00 p.m., dos tipos en una moto nos atracaron llegando al conjunto, como a 10 metros de la portería. Como estaba oscuro y había un muro tapando la visibilidad nadie se dio cuenta”.

“El pato se bajó de la moto y nos empujó al piso. Cuando mi novio reaccionó el ladrón sacó un cuchillo y de inmediato accedí a entregarle mi bolso. La policía llego apenas el celador de mi conjunto los llamó y 20 minutos después llegaron con dos sospechosos pero no eran los que hicieron la fechoría. Los ladrones no se quitaron el casco y por eso es difícil identificarlos. Es muy preocupante la situación que aqueja a Cañaveral, en varias ocasiones mi papá y la administradora del conjunto han solicitado un CAI móvil pero aun no hay respuesta al respecto”.