Menú de categorías

| Ene 18, 2013 | En estas calles

“Pedimos justicia en Versalles Campestre”

“Mi hermano compró una casa en el conjunto Versalles Campestre en el 2006. Hace un año una constructora empezó a construir la urbanización Miradores de Versalles, en el terreno aledaño a la casa de mi hermano. Con la remoción de tierra y demás obras civiles empezó a filtrarse agua a la casa. Con el pasar de los meses las paredes se llenaron de humedad, algunas habitaciones y la cocina se deshicieron, el olor a podrido se volvió diario y la casa que con tanto esfuerzo y costo económico se consiguió empezó a destruirse, obligando a mi hermano y su familia a salirse de allá y a pagar arriendo en otro lado por unos meses. Por razones económicas mi hermano no podía seguir sosteniendo 2 casas y se devolvió a la suya a pesar de que el problema continuaba. Desde que esto empezó se le ha comunicado de muchas formas a la constructora sin que a la fecha lo hayan arreglado. Entes de vigilancia como Planeación Municipal y la Inspección de Floridablanca les han obligado a que construyan un muro de contención pero se niegan, dicen que solo pintan la casa”.

“Una de las situaciones más críticas, desesperadas, tristes e impotentes la vivió mi hermano el pasado 7 de diciembre, ‘día de las velitas’ pues la noche anterior llovió y el primer piso de la casa amaneció totalmente inundado. Imagínese usted que ya tenga decorado su hogar con el arbolito, el pesebre, los adornos, todo limpio y en orden, esperando a sus seres queridos y que de un momento todo se moje (sillas, tapetes, comedor, sala… y en plena época navideña) eso fue muy doloroso y estresante. En ese momento los vecinos y la administradora del conjunto hicieron presencia y se llamó a la ingeniera de la obra para que viniera a ver nuevamente los estragos que están haciendo en la casa de mi hermano, pero eso no ha servido de nada”.

“No es justo tener que ver cómo la inversión en una casa tan costosa se deshaga de esa forma, ver cómo mi cuñada en dos oportunidades debió ser tratada medicamente por el estado de nervios en que quedó viendo toda esta situación, la indolencia, el desprecio y la arrogancia de una empresa constructora que viendo el daño que causa, por motivos desconocidos, no corren a arreglarlo idóneamente”.

19GECANXXA021_VERTI
19GECANXXA022_VERTI
19GECANXXA023_VERTI
19GECANXXA025_VERTI
19GECANXXA026_VERTI
19GECANXXA027_VERTI