Menú de categorías

| Oct 19, 2012 | Portada, Qué pasa?, Sin categoría

Habitantes denuncian múltiples problemáticas en el anillo vial

Así lucía hasta hace unos días el sector frente a Mediterrané. Este es uno de los puntos en los que la comunidad sugiere la ubicación de un semáforo o señales reductoras de velocidad.

Así lucía hasta hace unos días el sector frente a Mediterrané. Este es uno de los puntos en los que la comunidad sugiere la ubicación de un semáforo o señales reductoras de velocidad.

Por Laura Rojas González

‘El tubo de la muerte’ como le llaman algunos habitantes de los conjuntos del anillo vial al escape de agua que ha ocasionado ya varios accidentes en lo que va corrido del año, y que por el momento está controlado, no es el único inconveniente por el que se quejan los vecinos de la zona.

“Las aguas que corren desde ese acueducto, que está sobre la autopista del anillo vial, bajan totalmente sin control. Es cierto que por el momento está seco pero así lo ha estado varias veces este año hasta que finalmente vuelve a desbocarse. Esas soluciones son parciales porque alguien viene, arregla el tubo, lo limpia y descongestiona pero al poco tiempo vuelve a brotar el agua sin control”, comentó un habitante del sector quien prefirió mantener su nombre bajo reserva.

 “¡Faltan señales de tránsito!”

“Adicional a este gravísimo problema vemos que la señalización del anillo vial es muy deficiente. Al llegar al conjunto Mediterrané, viniendo desde Floridablanca, vemos que no hay carril reductor ni señales que indiquen que los vehículos ahí disminuyen la velocidad para ingresar a la zona residencial”.

Un estudio realizadopor la Universidad Pontificia Bolivariana, en el que se adelantó una inspección para establecer cómo está el anillo en cuestión de seguridad vial, determinó que:

A la altura del PR1+0400, antes de llegar a la zona de Mediterrané en el sentido Floridablanca – Piedecuesta hay señales de tránsito obstruidas por la vegetación, adicionalmente hay postes de electricidad muy cercanos a la vía que invaden el espacio público y peatonal y representan un grave riesgo a la hora de presentarse un accidente.

Por el PR1+0700, frente al conjunto mencionado, el estudio señaló que hay un alto riesgo de accidentalidad porque no existe carril de desaceleración que indique a los conductores cuando alguien va a dar vuelta a la izquierda y no va a seguir por el flujo rápido de la vía nacional, tampoco hay señalización vertical suficiente y también se sugiere la instalación de al menos un dispositivo especial tipo semáforo.

Estos son algunos de los datos arrojados por el estudio que adelantó la Universidad Pontifica Bolivariana.

Estos son algunos de los datos arrojados por el estudio que adelantó la Universidad Pontifica Bolivariana.

Algunos de los residentes del área manifestaron que han acudido a las entidades correspondientes como la Dirección de Tránsito de Floridablanca y la administración municipal para solicitar señalización que contribuya a disminuir la alta tasa de accidentalidad. “Siempre dicen que acá no se puede poner semáforos ni más señales porque es una vía de alto tráfico y de tiponacional, sin embargo, frente a una de las empresas privadas ubicadas por el anillo vial sí hay semáforos en ambos sentidos, entonces uno piensa, así como puede beneficiarse a una empresa particular con este tipo de dispositivos diseñados para disminuir el riesgo de conductores y transeúntes, también deberíamos los ciudadanos, que pagamos impuestos y tenemos esposas, hijos y personas de avanzada edad viviendo en esta zona, poder disfrutar de los beneficios que ofrece la adecuada señalización en las áreas residenciales… Si aquí hay semáforos ¿por qué no pueden haber más semáforos a lo largo del anillo vial, y más, a solo unos cuantos pasos de acá como en la entrada al sector deMediterrané y otro poco más atrás como en la entrada a la calle 200 si esas zonas son absolutamente residenciales? ¿Qué es lo que pasa?”.

Lo que la comunidad pide

1. Un intercambiador vial

2. Semáforos a lo largo de esta autopista, especialmente en las zonas residenciales.

3. Carril lateral para dar vuelta

4. Reductores de velocidad

5. Señalización y

6. Arreglo definitivo del tubo

Ocho meses sin casa

Una de las denuncias más graves correspondientes al problema del escape de agua, que ha sido protagonista en las publicaciones sobre el anillo vial durante este año, tiene como protagonista al propietario de uno de los apartamentos del conjunto mayormente afectado por esta fuga, él nos contó su historia desde el anonimato.

“Yo vivo en Cañaveral pero compré en el primer piso de ese conjunto porque me pareció un proyecto formidable. Tanto la constructora como el diseño me ofrecieron el respaldo que se necesita a la hora de adquirir un inmueble nuevo”.

Sin embargo, el afectado declaró que “me ha sido imposible mudarme porque el agua que se escapa de este tubo hace que el apartamento no esté habitable.Se mete hasta la alcoba principal, ha inundado la sala, la terraza, parte del estudio y dos de los subsótanos de parqueaderos del conjunto que ya se ven seriamente afectados porque el agua ha carcomido sus paredes y algunas tuberías. El deterioro es evidente”.

“El agua se mete por las paredes del conjunto, si habitáramos este apartamento sería un desastre y todos nuestros muebles y pertenencias estarían completamente afectados o destruidos, eso no debería pasar en un conjunto que pertenece a uno de los estratos más altos de la ciudad y el área metropolitana”.

El propietario del apartamento explicó que “yo recibí el inmueble en febrero y la constructora ha tratado, en parte, de aliviar el problema impermeabilizando muros para disminuir el impacto de la filtración. El arreglo se ve bonito, pero el problema va a persistir porque desde ya hace ocho meses hay filtraciones”.

“Como no nos hemos podido pasar, para nosotros esta solución a medias es sólo un paño de agua tibia, ¿qué tienen que hacer ahí? La constructora debe ponerse de acuerdo con la entidad que tiene que regular el problema del tubo porque cuando vuelva a rebosarse eso, volverá a aparecer el problema, además, el agua lo deteriora todo y el problema a largo plazo es que si sigue saliendo el agua de esa manera, con el tiempo habrá un problema de estabilidad de la infraestructura porque el agua irá socavando la tierra y desestabilizando el terreno, una torre de 17 podría venirse abajo y eso sí que sería una tragedia sin solución. El tubo que hay ahí no tienen la capacidad que se requiere para transportar ese volumen de agua de esa corriente, por eso, ese problema volverá a aparecer”.