Menú de categorías

| Jul 14, 2012 | Periodista del Barrio

“Sobre la incomodidad por demostraciones de afecto”

A raíz de las notas ‘Demostraciones de afecto deben ser en la intimidad’ e ‘igualdad pero con respeto’, publicadas en las dos últimas ediciones de Gente de Cañaveral, algunos de nuestros lectores se manifestaron y a continuación les presentamos las respuestas recibidas sobre este tema.

Fernando Montes fue el primero en escribirnos y explicó que su intención es “hacer un llamado y tocar un tema todavía tabú en nuestra aún mojigata pero progresista, siendo positivo, sociedad colombiana, y más aún santandereana y florideña en este caso. ¿Qué clase de sociedad se está  formando para un futuro si cada vez más cegamos a los niños y jóvenes  de un hecho tan real y natural como la sexualidad? Cada vez más países, sobre todo desarrollados, aceptan totalmente, avalan y promueven la igualdad social.

Por otra parte, un segundo lector, quien prefirió mantener su nombre bajo reserva, se refirió al hecho de que los menores de edad estén expuestos a presenciar muestras de afecto entre personas del mismo sexo y argumentó que “los niños pueden ser pequeños en tamaño, pero si se les explican las cosas sin ‘acaloramientos’ asimilan mejor que cualquier adulto mentalmente rígido. En vez de querer ocultar las realidades de la vida a nuestros niños es conveniente explicárselas con tranquilidad, y la homosexualidad no debe ser la excepción. El niño o niña que hoy llevamos de la mano podría ser el adulto homosexual del mañana, por tanto es bueno que nuestros niños consideren válida y respetable cualquier preferencia sexual, para cuando ellos descubran la propia se sientan cómodos con cualquiera que sea esta”.

Todos tenemos derecho”

“Demostrar afecto no es algo que nadie deba esconder. Besar, abrazar, dar una caricia, cogerse de las manos es algo a lo que todo ser humano tiene derecho. No podemos seguir abogando por el ‘ocultamiento’ de unos para mantener la ‘comodidad’ de otros”.

 

“Las personas, hombres o mujeres, que se agazapan en baños, parques, buses, cines u otros espacios públicos buscando contactos sexuales, sean heterosexuales u homosexuales, tienen un problema, pero su desequilibrio personal, es algo que nada tiene que ver con la sana manifestación de emociones y afectos que puede hacer, y a la que tiene derecho, toda persona sea cual sea su preferencia sexual”, manifestó el lector.