Menú de categorías

| May 25, 2012 | En estas calles, Portada

Andenes se convierten en trampas para transeúntes

Esquina del parque La Pera.

Esquina del parque La Pera.

Debido a las continuas denuncias recibidas sobre el mal estado de algunos andenes de la zona, Gente de Cañaveral hizo un recorrido por el sector en el que pudo constatar que los pasos peatonales cada vez representan un mayor riesgo para los transeúntes.

“A uno la gente lo critica porque anda por la carretera. Los conductores de los vehículos se molestan y le gritan a uno que no sea bruto y se suba al andén, sin embargo, por caminar por el paso peatonal y a causa de su avanzado deterioro tuve un accidente terrible. Me caí, se me salió el codo y tuve varias raspadas en el cuerpo, por fortuna no me fue tan mal porque para una persona de la tercera edad, como yo, una caída puede ser mortal”, aseguró la señora Olga Villamizar.

Otro de nuestros lectores, quien prefirió mantener su nombre bajo reserva, sostuvo que vio cómo una señora, también de la tercera edad, se fue de cara contra el suelo por la misma razón: Un andén en pésimas condiciones. Yo estaba caminando con mi hijo hacia el colegio, era muy temprano por la mañana y vi que la señora, que pertenece a uno de los grupos de la tercera edad del sector e iba a una de sus reuniones matutinas, se cayó y tuvo una herida terrible. Se partió la cabeza porque le salía mucha sangre y tuvo otros raspones en los brazos. La pobre señora quedó desconcertada. Yo corrí a ayudarla y otras personas que pasaban por ahí también la auxiliaron. Finalmente se la llevaron para la clínica y yo quedé aterrado de pensar que esa hubiera podido ser mi mamá o la mamá de cualquiera.

Calle 30 con 22.

Calle 30 con 22.

Durante el recorrido vimos tropezones de varias personas, no sólo ancianos sino de todas las edades. La incomodidad y el peligro al caminar por algunas aceras resultan bastante preocupantes, sobre todo si se tiene en cuenta que mucha gente transita por el sector debido a que es una zona residencial y comercial.

“Hay varios lugares con andenes peligrosos o sin andenes en Cañaveral. En la calle 30 es muy difícil caminar porque está lleno de gradas y árboles impidiendo el tránsito libre. Las personas nos vemos obligadas a salir a la carretera, donde los carros pasan a muy alta velocidad, pues no hay un resalto para disminuir la velocidad”, manifestó Claudia Teresa Carvajal, habitante del sector.

“Los andenes en malas condiciones no sólo ponen en peligro a los ancianos y niños. Cualquiera que pase por ahí distraído podría sufrir un accidente. En el caso de las mujeres, muchas andamos en tacones por el trabajo o por gusto y caminar por estas calles así es prácticamente imposible. Si es el caso de una mamá con un coche también tendrá que pasar a su bebé por la carretera porque por este andén no puede pasar ningún carrito”.

Carrera 26 con 33.

Carrera 26 con 33.

Carrera 24 con 35.

Carrera 24 con 35.

Comentarios

  1. Si por alla LLUEVE por aca no ESCAMPA:
    BUCARAMANGA no escapa a la desidia de los Corruptos enquistados en el gobierno municipal.Los mismos hoyos y andenes de hace 80anos los estamos evadiendo diariamente.Los propietarios de los predios no se
    preocupan por mejorar los andenes haciendoles una refaccion total porque la Alcaldia no los obliga con una multa soberana.La joya de la corona o de la corrupcion y sus andenes, es el Club del Comercio(clle36&cra20). Lo mismo cierto…?? DENUNCIELOS !!

  2. Olga dice:

    Excelente columna. Sin embargo, es necesario tomar acciones para que no quede como un texto informativo sino como ayuda a la comunidad. Quiénes pueden tomar una acción frente a esto?

  3. carlos franco dice:

    es una desgracia que los arriendos mas caros en el sector comercial de cañaveral,las calles y andenes destrozados, que las autoridades responsables siempre se lavan las manos y salen con el mismo cuento del presupuesto, cuando sera que los florideños no coman carreta de estos gobernantes de paso que solo llegan a estos puestos para llenar sus bolsillos y fortalecer los puestos burocráticos.