Menú de categorías

| Abr 20, 2012 | Portada, Salud

La forma de poner a su hijo un paso adelante de los demás

Para muchas personas ya no es una novedad el tema de estimulación temprana, sin embargo, muchas madres aún desconocen las grandes ventajas que representa para los niños el uso de técnicas que pueden incrementar su aprendizaje. “La estimulación temprana es un conjunto de técnicas, métodos y estrategias que combinan la lúdica, lo musical, lo sensorial y lo afectivo y se utiliza en niños desde su nacimiento hasta los seis años de edad para potenciar el desarrollo cognitivo, comunicativo, físico, sensorial y socio-afectivo”, explicó Angélica María Figueredo Rodríguez, psicóloga y experta en estimulación temprana.

Un método comprobado

De acuerdo con la especialista, “está comprobado que el uso de estas técnicas ayuda a fortalecer la capacidad de aprender de los niños. Cuando un bebé nace, su cerebro viene con las conexiones necesarias para desarrollar actividades y tareas básicas. La pronta estimulación contribuye al desarrollo de circuitos y redes neuronales que ayudarán al niño en los procesos cerebrales futuros. En la medida en que el niño esté estimulado generará mayor número de conexiones, esto quiere decir que su cerebro será más rico y tendrá mayor funcionalidad”.

Hijos con mayores posibilidades

“El niño que está en su casa, posiblemente con una persona encargada de cuidarlo, que no tiene contacto con otros niños o que no participa de actividades lúdicas, tendrá desventaja frente a los niños que sí hayan sido estimulados. Esta metodología hace que el cerebro se desarrolle de forma óptima. La primera etapa de la vida es muy importante porque este vital órgano aún está en formación y todo lo que se le pueda ofrecer a los niños será benéfico porque ellos son capaces de aprender a una velocidad muy rápida y de manera muy fácil. Si la madre elabora un plan estructurado para que ese cerebro crezca, este niño será sobresaliente en muchas áreas. Los niños estimulados no presentarán problemas a la hora de aprender a leer, escribir o hacer operaciones matemáticas”.

Personas idóneas para impartir esta metodología

Según la psicóloga del centro de estimulación temprana MamiKids, las personas idóneas para implementar estas técnicas “deben tener una formación profesional en psicología, fisioterapia o terapia ocupacional. Adicionalmente deben tener pedagogía para poder enseñar y llegar al niño y a la madre”.

Comparta tiempo de calidad con sus hijos

“Es ideal que la estimulación empiece desde la etapa intrauterina porque es allí donde empieza el desarrollo. Es importante que la madre tenga claro qué es lo que debe hacer. Debe estar bien preparada y orientada y debe tener la información correcta porque también hay técnicas que corresponden a falsas creencias. La madre debe tener claro que el bebé recibe todo lo que ella le transmite. Los padres deben establecer un espacio en donde no haya celulares, televisores o cualquier otro elemento distractor y compartir con sus hijos, apoyarlos en el aprendizaje, respaldarlos en las diferentes situaciones y de esta manera establecer vínculos importantes con sus hijos”.

Lo que no debe hacer

La experta en estimulación temprana aseguró que uno de los aspectos negativos que generan mayor afectación en los niños es el estar expuestos a situaciones de violencia. “Los bebés son netamente emocionales y ellos saben lo que está pasando a través de lo que siente la madre. Las emociones son descargas hormonales, así que por ejemplo, si la madre durante el embarazo es sometida a una agresión muy fuerte o tiene un nivel de estrés muy elevado, el niño también lo va a recibir”.

Angélica también desmintió otros de los mitos sobre la estimulación temprana. “Hace un tiempo vendían unas lámparas que, se suponía, estimulaban la parte visual de los niños, posteriormente se determinó que no era recomendable exponer a los menores a esta luz. Otra cosa que tampoco es recomendable son los sonidos muy fuertes, estridentes o con volumen muy alto, incluso si es música suave”.

¿Qué es recomendable?

“Lo más recomendable es que la mamá esté feliz. Que ella acepte al bebé y lo quiera. Otra cosa muy importante es que haya estimulación táctil. Tocar la barriguita, que la toque el papá, el hermanito, si tiene. Es fundamental que haya contacto con el bebé desde antes de nacer. Hablarle suave, expresarle lo felices que están todos porque él va a venir al mundo. La estimulación afectiva siempre es positiva. La música también, si hay de Mozart o si no cualquier otra música suave, tranquilizante… También es recomendable la música alegre y divertida”.

Otras recomendaciones

“Si la mamá tiene la oportunidad de realizar yoga prenatal esto también ayudaría a equilibrar y balancear sus emociones porque el embarazo es un periodo de mucho caos emocional”.

“Las mamás deben tener espacios para pensar en su bienestar, en ellas mismas porque cuando una mujer embarazada piensa en su bienestar también está pensando en el bienestar de su bebé”.

“Si una mujer toma la decisión de tener un hijo es muy importante que asuma la responsabilidad sobre lo que realmente está dispuesta a ofrecer a esa criatura”.

“Muchos estudios han comprobado que los primeros años de una persona son la etapa en la que se establecen las bases para la vida física y emocional”.

“Cuando un niño nace con alguna deficiencia también es fundamental la estimulación, la diferencia radica en que será encaminada hacia la terapia. Los ejercicios y la estructura de trabajo son completamente diferentes”.

El efecto Mozart es real

“Se ha comprobado mediante estudios que la música suave, clásica y en especial una canción de Mozart llamada ‘La marcha turca’ activa muchas áreas del cerebro y el bebé responde positivamente frente a esta estimulación musical”.