Menú de categorías

| Sep 2, 2011 | Qué pasa?

Vendedores ambulantes piden solución definitiva

Estos vendedores están ubicados en el mismo sector porque aseguran es en donde más pueden vender. (FOTOS Mauricio Betancourt)

Vendedores ambulantes de El Bosque. (FOTOS Mauricio Betancourt)

A raíz de los operativos de recuperación de espacio público en los sectores de Cañaveral y El Bosque, a cargo de la Secretaría de Gobierno de Floridablanca y de la Policía, algunos vendedores ambulantes de la zona se comunicaron con esta redacción para dar a conocer la situación en la que se encuentran.

Aunque señalaron que en algunas ocasiones se han reunido con la Administración Municipal, también aseguran que hasta el momento la reubicación que les prometen no ha llegado.

Uno de los vendedores que habló fue José Vicente Parra, vendedor de comestibles, y quien lleva seis años en el sector de El Bosque.

Se dedicó a este oficio luego de que tuviera un accidente cuando trabajaba como mecánico, que le produjo la pérdida de la vista del ojo derecho.

Alrededor de las clínicas de El Bosque se encuentran las vallas de la Policía.

Alrededor de las clínicas de El Bosque se encuentran las vallas de la Policía.

“Yo no quisiera estar aquí, pero es el único lugar que me da trabajo. Sabemos que estamos en zona pública, pero muchas veces nos han dicho que nos van a reubicar en un lugar para nosotros y no lo hacen. En mi caso, y también lo comparten algunos compañeros, pedimos que nos ayuden a formar un negocio o que nos den un lugar que nosotros podamos ir pagando en donde estemos ubicados y podamos vender” aseguró.

Según José, la Administración les ha sugerido el lote que antes funcionaba como parqueadero, pero este lugar es privado.

“Estoy seguro que podrían hacer una especie de plaza donde vendamos desde artesanías hasta cualquier tipo de comida. Yo sé que nada es gratis, pero podemos ir pagando el arriendo” finaliza.

Un caos similar es el de Fidel Pedraza Rojas quien dejó su trabajo como agricultor en Málaga para conseguir en Bucaramanga un trasplante de riñón hace nueve años y que consiguió hace dos.

Desde que llegó a buscar su trasplante, se ha dedicado a vender ayacos y de la misma manera que José está pidiendo un lugar para establecerse.

“Por mi condición no puedo trabajar en varios oficios y queremos un lugar para no estar corriendo de lado a lado” añade Fidel.