Menú de categorías

| Jun 10, 2011 | Qué pasa?

Comunidad y autoridades limpiaron la quebrada

Se unieron el pasado sábado en una jornada de limpieza en Cañaveral. (FOTOS Javier Gutiérrez)

Desde las 8 de la mañana comunidad y entes trabajaron por limpiar la quebrada. (FOTOS Javier Gutiérrez)

Por una misma meta comunidad y autoridades se unieron el pasado sábado en una jornada de limpieza en Cañaveral.

La actividad se cumplió en la quebrada La Calavera la cual pasa por el conjunto Santa María de Cañaveral y que es la misma que pasa por Lagos 2 y por la Universidad Santo Tomás.

La idea surgió de la comunidad residente en dicho conjunto y liderado por el Comité Ecológico que buscó apoyo de las autoridades ambientales y municipales.

“Recibimos atención de parte de la Corporación que ayudó a hacer el contacto con la Policía Ambiental y con las empresas de aseo y así lograr la limpieza del lugar” afirma Martha Sarmiento residente de Santa María de Cañaveral y miembro del comité ecológico.

Esta zona es importante para los residentes; se trata de uno de los pocos pulmones que quedan en el sector y que le dan un toque fresco al conjunto.

“Nuestros apartamentos son de los pocos que aún se mantienen frescos y es debido a esta zona. Por eso tenemos que cuidarla y mantenerla en buen estado” afirma Martha.

Colaboración de autoridades

Por invitación de la Inspección Primera de la Policía de Floridablanca la empresa Rediba, operaria de la Emaf, fue uno de los entes que estuvo prestando servicio en la jornada de limpieza.

Fueron casi dos cuadras que se trabajó por la limpieza de la quebrada y de su rivera.

Alrededor de las 11:30 de la mañana terminaron los trabajos de limpieza.

Esta zona es uno de los pocos pulmones que quedan en el sector y que le dan un toque fresco al conjunto.

Maleza, escombros, basuras y hasta animales muertos se recogieron durante la jornada.

Para apoyar la jornada la empresa prestó una volqueta y algunos operarios quienes recogieron escombros además de diferentes tipos de basuras y hasta dos animales muertos.

Los trabajos comenzaron desde el puente de la llamada zona refrescante hasta el límite de la iglesia que se encuentra en el lugar.

“Fueron casi dos cuadras que se trabajó por la limpieza de la quebrada y de su rivera” aseguró William Sandoval, coordinador comercial operativo de Rediba, quien resaltó el apoyo de la comunidad con el trabajo.