Menú de categorías

| Jun 3, 2011 | Columnistas

Algunas pildoritas de la ciudad II

Continúo con el listado de las pildoritas de la ciudad y el área metropolitana:

¿Quién audita los pésimos trazados que actualmente se ejecutan en el tramo Floridablanca y Piedecuesta: una vía rápida serpenteante donde no existe señalización adecuada, iluminación adecuada ni demarcación adecuada, con el agravante de tener en su consciencia inerte gran cantidad de muertes?

¿Quién autoriza a aquellos conductores ‘consentidos’ de vehículos públicos y particulares de la ciudad a usar los carriles de Metrolínea sin ningún tipo de consideración, acelerando vehemente para no ser alcanzados por los ‘verdes’ y riéndose luego de que cierran, se atraviesan y rompen metros adelante con el flujo normal de quienes han respetado siempre su fila dentro de los carriles donde sí es permitido su tránsito, que provoca muchas veces accidentes indirectos?, ¿quién tiene la facultad para sancionarlos? O ¿simplemente no hay sanción y opera la ley del más vivo?

¿Quién autoriza a los señores motociclistas  a aplicar el código de tránsito motu proprio, transitando en contravía por cualquier calle de la ciudad, a transitar por andenes y separadores, a hacer giros y cruces prohibidos, a atravesarse en los importantes cruces viales, para ganarle a un  “prohibido girar”, a detenerse en cualquier segmento de vía a contestar su teléfono móvil o escampar?, ¿quién les autorizará a estos señores un curso especial para que aprendan a pensar un poco más allá de sus fosas nasales?

¿Quién autoriza al interior de muchos hogares de nuestras comunidades a los adolescentes a salir de sus hogares a reunirse con su combo en el parque cercano, a consumir sustancias alucinógenas, y a ponerse a prueba cometiendo actos delictivos en las mismas comunidades; jugando al más “ñero”, más temerario o más temible?.  ¿Quién logrará por fin tumbar la ley de la dosis personal? y ¿quién sancionará por fin la ley del menor?

¿Quién ejerce control en nuestras juntas de acción comunal?, ¿quién hace la veeduría a nuestros Institutos Descentralizados, sus proyectos y ejecuciones?, ¿quién audita la labor real de nuestros gobernantes?

Por: Jorge Pradilla Calderón