Menú de categorías

| Abr 29, 2011 | Punto de vista

Si los contratistas hablaran…

 

Fabio Eduardo Peña, Editor de GENTE CAÑAVERAL

Fabio Eduardo Peña, Editor de GENTE CAÑAVERAL

Si los contratistas de nuestro entorno hablaran seguro se conocería por ejemplo, en cuánto está tasada la mordida, la coima o el auxilio que exigen y que han exigido alcaldes y funcionarios de cualquier pelambre por cada contrato que se ha hecho en nuestra ciudad, departamento y país.

También se conocería cuánta plata le hemos entregado a los dirigentes sin que las obras se hayan hecho.

O se destaparía por qué en algunos municipios duran años haciendo una obra que no sirve, como escuelas en sitios donde no hay estudiantes, puentes donde no hay ríos, o escenarios deportivos en lugares sin vías de acceso.

Además, podríamos entender el por qué de algunas fortunas amasadas en apenas cuatro años o cambios de estrato de la noche a la mañana sin que medie ejercicio profesional conocido distinto al de ser un honorable Xx.

Claro, lo que sucede es que ellos –que tienen buena parte de la ver-dad en todo este caos de escándalo que vivimos- no pueden hablar porque se verían expuestos a perder su oportunidad.

Como me lo han dicho algunos amigos contratistas: “el problema es que si yo no accedo a dar la mordida, la da el que viene atrás y el contrato es para él”.

O como me contó otro amigo “lo de los Nule es apenas la punta del iceberg, porque esta es una práctica de hace años”.

Ojalá la justicia pueda obrar y se empiece a cambiar la fatídica historia de la contratación que nos está llevando al abismo.