Menú de categorías

| Mar 11, 2011 | Qué pasa?

Indiferencia y solidaridad en dos casos de robo

En hechos que se presentaron la semana pasada en Cañaveral se capturaron cinco personas.

La delincuencia no da tregua en el área metropolitana.

 

En hechos que se presentaron la semana pasada en Cañaveral se capturaron cinco personas. Mientras en un caso las víctimas recibieron ayuda de la comunidad, en el otro no le prestaron la atención necesaria.


 

La delincuencia no da tregua en el área metropolitana y Cañaveral no se escapa de esta situación.

Muestra de lo anterior es que durante la semana pasada la Policía de Floridablanca logró capturar a cinco personas implicadas en dos robos diferentes.

El primero de ellos se presentó el pasado 6 de marzo luego de que una ciudadana le robaran su billetera mientras hacía sus diligencias en un supermercado del sector.

La víctima solo notó su robo cuando recibió un mensaje a su celular por parte del banco donde le informaba la compra por $1 millón 300 mil en otro supermercado del sector.

Lo que más indignó a la mujer es que en el almacén donde se encontraba no quisieron prestarle ninguna atención en servicio al cliente para poder hacer el bloqueo de manera telefónica y evitar así que se hicieran más compras.

No obstante, un intento de segunda compara en otro supermercado del sector alertó no solo a la víctima sino a los cajeros quienes hicieron un llamado a la seguridad y a la Policía.

“Es imposible que mientras en un almacén no hagan un control de cédula y cliente, en otro sí hayan sospechado lo suficiente para lograr la captura” afirma la víctima.

Los delincuentes, dos hombres y una mujer de 49, 41 y 42 años respectivamente, fueron capturados y dejados a disposición de la Fiscalía.

Según el informe oficial, en poder de los delincuentes se encontró un millón 300 mil en efectivo, una cédula de ciudadanía y una tarjeta de banco.

Cooperación entre comunidad y policía

El otro caso se presentó el 8 de marzo pasadas las 3 de la tarde cuando dos estudiantes de un colegio del sector terminaban su jornada escolar.

Dos sujetos, con cuchillo en mano, se acercaron a los jóvenes y les robaron el celular.

“Apenas sucedió paré un taxi, cuyo taxista muy gentilmente accedió a prestarme ayuda y luego de cinco minutos y en cooperación con varias personas del sector y taxistas se dio con el paradero de los delincuentes que fueron conducidos al CAI de Cañaveral donde recuperé mi celular” afirma una de las víctimas quien resalta la colaboración de los taxistas que estaban en el sector.

Los delincuentes, que eran menores de edad, fueron dejados a disposición de la autoridad correspondiente.