Menú de categorías

| Feb 18, 2011 | Gente de Aquí

Club Faro: apostándole a una mejor sociedad

Club Faro

Club Faro

No pasan los 16 años de edad. Sin embargo, escuchar hablar a los miembros del Club Faro Ruitoque hace creer que es posible una sociedad donde se piense en el prójimo y se intente ser mejor persona cada día.

Se constituyeron hace casi dos años por iniciativa del padre Javier López, miembro de los Legionarios Cristo, cuya misión en la vida es difundir la palabra de Dios.

Sin embargo, como ellos mismos lo cuentan entre risas y a manera de anécdota, llegaron allí obligados por sus padres quienes veían en este grupo una buena oportunidad.

Desafortunadamente, ese primer grupo no logró fusionarse a la perfección y solo dos personas quedaron  de él: Álvaro Forero y Luis Miguel Mojica, quienes son primos.

Club Faro

Club Faro

“Cuando llegué por primera vez no encontré lo que todo preadolescente espera a sus 13 años: fiestas y salir. Pero cuando tuve mi primera misión descubrí que realmente me interesaba este proyecto y que lo que más quería era poder ayudar a los demás” asegura Álvaro.

Por tal motivo, y con el ánimo de su primo, decidieron que no querían dejar morir este grupo y empezaron a contactar a más y más amigos.

“Cada uno fue llamando a un amigo y ese a un amigo y a otro amigo hasta que llegamos a ser los 20 que somos ahora” señala entre risas Luis Miguel.

Cerca de Dios y ayudando personas

Club Faro es uno de los grupos que pertenece a Red Misión, “una red internacional de voluntariado con presencia activa en 12 países y que tiene por objetivo contribuir a la transformación del mundo a través de programas de formación y ayuda social” según señala su página oficial.

Uno de los apostolados se trabaja en este comedor de Giron que esta dirigido por Victor Cardenas, lider del Club Faro Cañaveral

Club Faro

Grupos como Soñar Despierto, Club Giro, entre otros hacen también parte de esta misión.

“Lo que hacemos es que de acuerdo a las etapas, que se definen por edad, se van realizando proyectos más grandes o pequeños” afirma Vicente de Jesús Nóbrega, líder del Club Faro Ruitoque y quien lleva cinco años trabajando con esta red.

De hecho, este se supone que es el proceso final de Faro. Una vez terminado el ciclo con este proyecto pueda ser el líder de otro grupo o se involucre con otros proyectos que sigan aportando a la sociedad.

Pero por su grado de responsabilidad y su proceso espiritual que les permite acercarse más a Dios, estos jóvenes no pierden ni su alegría ni los gustos por las actividades que tendría cualquier joven.

Por esto cada 15 días tienen una jornada de integración, que puede ir desde un partido de fútbol hasta ver una película, “porque más que un grupo somos amigos. Además desde cada una de estas actividades implementamos nuestra formación de valores como por ejemplo en un partido no dejarse llevar por la rabia y actuar con golpes o algo así” señala Álvaro.

Luego de estas integraciones se hace un apostolado que consiste en una misión en alguna vereda o barrio del área metropolitana.

Vicente Nóbrega

Vicente Nóbrega

Pero sus charlas formativas tienen lugar cada viernes en donde además de fortalecer su parte espiritual también programan sus apostolados.

La invitación está abierta para toda la gente que se quiera sentir diferente porque es una nueva manera de ver la vida y de entrar a la sociedad. Para todo aquel que quiera dejar huella y ser diferente en el mundo” afirma Vicente.

Así hablan los del Club Faro

Álvaro Forero

15 años

Álvaro Forero

Álvaro Forero

“Llegué casi que por obligación al Club Faro. Sin embargo, con la primera misión me di cuenta que no quiero dejarlo porque encontré una de las actividades que más me gusta hacer: ayudar a los demás. Además me permite un acercamiento mucho mejor a Dios, yo iba a misa por ir, pero ahora lo entiendo y casi que obligo a mi familia a ir”.

Luis Miguel Mojica

16 años

Luis Miguel Mojica

Luis Miguel Mojica

“Empecé con mi primo también obligado. Pero la primera misión, que solo fueron tres días, fue una actividad tan enriquecedora que pude aprender en este tiempo lo que uno aprende en un mes. Uno se da cuenta cuánta ayuda necesitan las demás personas, la soledad en la que se encuentran y el acercamiento con Dios que uno tenía pero no es como ahora. Incluso así no haya como ir a misa o nadie más quiere ir, yo busco mi manera porque ya es un valor que hay en mí”.

José Pablo Camargo

14 años

José Pablo Camargo

José Pablo Camargo

Juan Camilo Vera

15 años

Juan Camilo Vera

Juan Camilo Vera

“A mí me gusta porque me encuentro con Dios y porque puedo realizar diferentes actividades humanitarias como ayudar a otros. Llegué cuando Álvaro nos habló de poder hacer cosas buenas en este grupo”.

Samir Moreno

15 años

Samir Moreno

Samir Moreno

“Lo primero es que es importante porque puede ayudar a niños, se está más cerca de la Iglesia porque la verdad antes de entrar a Faro yo iba a misa, pero estaba muy alejado de Él”.

Daniel Pico

15 años

Daniel Pico

Daniel Pico

“Yo llegué porque iba los domingos a misa con mi mamá y empezaron a anunciar Faro y ella me convenció de que fuera. Yo fui, me gustó y me quedé. Me gusta venir a Girón o cuando son actividades con niños a quienes llevamos a cine y las megamisiones son lo mejor”.

Kevin González Garzón

14 años

Kevin González Garzón

Kevin González Garzón

“Empecé en Club Faro por mis amigos y me quedé porque me parece una gran idea hacer el bien a los demás, fortalecer los valores y seguir el buen camino, quién es Dios y para qué se está en este mundo”.

Fabio Andrés Forero

13 años

Fabio Andrés Forero

Fabio Andrés Forero

“Esta experiencia de venir a Club Faro es muy buena porque me acerca más a Dios y desde que hago parte de él he podido sentir y hacer cosas muy bonitas y satisfactorias que me acercan más a Él. Por eso es importante invitar a todos los que quieran hacer parte de este club”.

Nicolás Tulande

15 años – Faro Cañaveral

Nicolás Tulande

Nicolás Tulande

“A mí me motivó ingresar a Club Faro el hecho de que estaba muy alejado de Dios y sentía ese vacío en mí. Me invitaron y me entusiasmé porque uno puede conocerse a sí mismo y conocer que hay personas que necesitan mucha ayuda y que en vez de estar mortificándose por bobadas uno puede ayudar allí”.