Menú de categorías

| Nov 20, 2010 | Columnistas

Seguimos como inertes

Totalmente de acuerdo con la publicación del señor Fabio Eduardo Peña (en la edición 141) cuando precisa la situación tan crítica por la que atraviesa nuestro sistema judicial.

Bien es cierto que la mayoría de las ocasiones los delitos terminan en la impunidad por la inoperancia de nuestros jueces y que estamos sumergidos en esta ineficacia.

También es cierto que nosotros como sociedad de bien terminamos simplemente siendo espectadores inertes mientras la delincuencia en todos sus niveles se pavonea y sigue cometiendo robos al erario público, asesinatos, violaciones y todo tipo de crímenes a los que nos hemos acostumbrado. Eso es lo triste, que nuestra sociedad ya se acostumbró a este tino de escenas.

Me pregunto ¿cómo es posible que en nuestro país aún no se esté hablando de la pena de muerte frente a los casos de terrorismo, masacres, violaciones y asesinato de niños inocentes?

¿Hasta cuándo nuestra sociedad se hará la ciega frente a estos asesinos desalmados y seguiremos alimentando el crimen que se mueve en el interior de las prisiones con el visto bueno de algunos personajes que manipulan el poder?

Por: Carlos Humberto Gil Gómez