Menú de categorías

| Nov 20, 2010 | Punto de vista

Se perdió la autoridad y el respeto

Fabio Eduardo Peña, Editor de GENTE CAÑAVERAL

Fabio Eduardo Peña, Editor de GENTE CAÑAVERAL

Dos casos registrados por la prensa local y nacional tuvieron como epicentro a Bucaramanga y como protagonistas a nuestras autoridades y ciudadanos.

Lamentablemente fueron hechos bochornosos que no sólo nos dejaron mal parados, sino que mostraron una cruda realidad que hace tiempo se acomodó entre nosotros y a la que poca atención se le ha prestado.

Me refiero a la pérdida de autoridad y de respeto por la misma.

Daba tristeza ver por internet y después por los noticieros de televisión como un grupo de personas agredía a un par de agentes de tránsito porque estos intentaban subir una moto a una grúa.

Esa imagen, unida a la asonada a la que fueron sometidos varios policías que pretendían hacer una requisa en Sanandresito, demuestra cómo se ha perdido respeto por la autoridad.

Tal vez los procedimientos utilizados por los agentes no hayan sido los más indicados, pero de ahí a que se les termine enfrentando como ahora lo hacen algunas personas hay mucho trecho.

Antes, tanto la Policía como los alféreces, merecían toda la admiración y deferencia de la ciudadanía y aunque se presentaban desavenencias nunca se llegaba a tales extremos.

Hoy se ha perdido toda consideración. Ya cualquiera se cree con el derecho de insultar y hasta golpear a quienes representan la autoridad, en muchas ocasiones porque tratan de cumplir con su deber.